5 puntos clave

Cambiar bañera por plato de ducha

Cambio bañera por ducha

Estas son las 5 claves para cambiar vuestra bañera por un plato de ducha de la manera más satisfactoria:

1. TIPO DE PLATO DE DUCHA:  Existen multitud de tipos: acrílicos, cerámicos, de carga mineral, de piedra, flexíbles o incluso de obra. Sus precios varian en el mismo orden de menor a mayor. En un cambio básico (los de las ofertas) nos instalarán uno acrílico de unos 60 euros. Si queremos uno superior se incrementará el precio.

Mi consejo es escoger un plato cerámico extraplano (sobre los 160 euros para un plato de 100×70 cm y 250 euros para uno de carga mineral de las mismas dimensiones). Los platos extraplanos favorecen el acceso al reducir el escalón de entrada. Dependiendo de nuestro presupuesto colocaremos uno u otro.

Cambio bañera por ducha

2. PRECIO COMPLETO DE LA OBRA: Es muy importante que no nos dejemos engañar por las ofertas. Un cambio de bañera por un plato medio con materiales de buena calidad, nos costará entorno a los 750 euros. Todo lo que baje de este precio es porque se ahorra en calidad (plato de ducha de gama baja, válvulas de gama baja, albañilería básica, fontanería básica, etc.). Lo muy barato al final sale más caro.

El presupuesto debe incluir al menos los siguientes conceptos: el plato de ducha, el picado, el desescombro, la instalación del plato, la conexión al desagüe, el rematado de la zona y la colocación del grifo de la ducha.

IMGP5289

3. FONTANERÍA: Es uno de los puntos a vigilar. La conexión del plato al desagüe debe de ser óptima. La válvula tiene que ser de calidad, preferiblemente de un diámetro de 90 mm que le permita evacuar la mayor cantidad de agua posible sin desbordar el plato, ya que cada vez son más planos (aquí es de donde se ahorran el margen las empresas de las «ofertas»).

Otro aspecto muy importante es la altura del grifo de la ducha. Hay que modificar las tomas para que queden a una altura correcta. Ahora vamos a estar de pie y si las dejásemos como en la bañera nos tendríamos que agachar al abrir o cerrar el grifo. Éste también es un punto importante pues en las “ofertas” no se suele incluir la modificación de dicha altura y luego nos la cobran a precio de oro. Muy Importante estar atento uno mismo a que no pierde agua, antes de finalizar la reforma (después nos traería muchos dolores de cabeza).

IMGP5306

4. ALBAÑILERÍA:  Clave para un buen acabado final y que quede bien integrado el cambio en el baño y no parezca un «pegote». En un cambio básico, se retirará la bañera y solo se rematará hasta la altura de esta, quedando un acabado regular, aunque buscando materiales parecidos se logran resultados aceptables.

Busque un buen albañil, solador o alicatador. Remate toda la zona del plato, diferenciando ambientes. Remate toda la zona hasta el techo y elija materiales de calidad que se integren con los que ya tenía (al poner la mampara diferenciará más la zona, quedando la zona nueva dentro de ésta). 

Yo no soy partidario de los paneles acrílicos para cubrir las zonas picadas ya que son caros, se pegan con siliconas, detrás hay huecos y no soportan bien el paso del tiempo, favoreciendo la aparición de humedades y mohos. Si bien es cierto que en el caso de que no encontremos un azulejo que nos satisfaga, será una opción a considerar para rematar el trabajo.

5. CONSEJOS:  Los que mejor resultados dan son: Elevar un poco el plato de ducha, cuatro o cinco centímetros (esto ayudará a un rápido desagüe del plato, ya que es muy incómodo que un plato trague despacio). Elegir un plato de ducha de buena calidad y de buen tamaño nos permitirá un mejor acceso y el poder colocar un asiento para cuando lo necesitemos. Colocar un grifo termostático siempre que sea posible, aumenta la seguridad y el confort. Colocar el mando del grifo de la ducha a una altura cercana a los 95 cm, evitará el tener que agacharnos.

Antes de empezar con la reforma es conveniente estudiar bien nuestras necesidades y sus posibles soluciones, comprobar si tenemos azulejos suficientes por si hicieran falta, evitar los cambios exprés y respetar los tiempos de ejecución. Cuando nos instalen la mampara habrá que comprobar que cierra correctamente, que está bien ajustada y bien sellada, y que no filtra agua.

Es recomendable consultar todas las dudas que podamos tener antes de comenzar (si nos retiran la mampara antigua, etc.), y por último, si lo tenemos claro, pedir un presupuesto detallado y por escrito. También os recomiendo contratar a un profesional que conozcáis, y al que podáis acudir en caso de que surja algún problema después (hay muchos que desaparecen).

Bueno, espero haber conseguido orientaros en algún punto clave. ¡Mucha suerte con la reforma!

 

RELACIONADOS