Sin temor a equivocarse

¡A por el chollo en una tienda de muebles!

miranda (1)

Piezas de calidad como esta butaca de Tapimobi puede ofrecerse por menos de la mitad en una tienda que quiere exponer un modelo nuevo o la misma con un tapizado diferente para integrarse en un ambiente nuevo de la tienda.

En estos tiempos, hay tiendas que ya han bajado tantas veces el precio de algunos muebles, que hace tiempo que se ofrecen por mucho menos de lo que se pagó por ellos a fábrica, ¡y encima se incluye el porte y el montaje!

76

Loyra ofrece algunos modelos descatalogados a través de sus distribuidores autorizados. ¡Totalmente nuevos!

 Lo que se puede adquirir hoy en día por este procedimiento es absolutamente extraordinario. Podemos llevarnos muebles de calidades muy superiores a lo que nuestro presupuesto puede aspirar. Es una consecuencia de tantos años de bajón económico que puede ser positiva para algunos afortunados. De hecho, hay para todos los gustos, y no sólo productos de otras épocas, sino perfectamente actuales.

 Lo importante es que te encaje el sofá, el modular, el dormitorio, el aparador, o aquello que necesitas, y el comercio en cuestión quiere saldar; para hacer dinero, para poner otra cosa, o para lo que sea.

C&C cuina liquida en Facebook sus exposiciones por menos de lo que valen sus electrodomésticos.

C&C cuina liquida en Facebook sus exposiciones por menos de lo que valen sus electrodomésticos.

Así pues, si quieres muebles de calidad y un precio imposible, puede que este sea un momento irrepetible. Mantén los ojos bien abiertos en tu visita a las tiendas,y por su puesto no olvides …

“No es oro todo lo que reluce, ni todo lo que anda errante está perdido.”

Como eso lo tenemos claro, ahí van estos…

Consejos:

1. Aunque tengamos una idea preconcebida, tener flexibilidad va a ser determinante. Podemos encontrar lo que buscamos, algo parecido, o puede que incluso mejor. Interesa tener una perspectiva abierta.

2. Si tenemos un presupuesto firme, pero nos gustan los productos de calidad, y sabemos reconocerlos, podemos exponer nuestras intenciones desde el principio. Esto ahorrará mucho tiempo a quien atiende y a nosotros. Si no tenemos ni idea de reconocer la calidad en lo que buscamos, será mejor no desvelar el presupuesto donde no se nos inspira confianza y no vemos los productos con el precio bien marcado.

3. Los establecimientos con políticas comerciales muy agresivas pueden tener carteles de precios de liquidación algo dudosos.

4. Intenta comprar cuando estás preparado para recibir. Lo mejor es que el o los muebles salgan directos de la exposición a tu casa. Si dilatas el plazo para recibirlos, el comerciante utilizará el espacio de su exposición, para lo que retirará tus muebles y los guardará en un almacén, con un embalaje que no es el original. También puede que no los sustituya, en cuyo caso seguirán pasando clientes por la exposición y seguirán tocando o probando tus muebles. No tiene por qué pasar nada, pero prevenir es mejor que curar.

5. En el caso de tratarse de una pieza suelta, si el comerciante está de acuerdo, podemos firmarla con un rotulador en un lugar no visible, para asegurarnos de que la que llega a casa es esa y no otra. Dudo que el comercio la vaya a cambiar, pero la experiencia me dice que, en caso de tener algún problema, el cliente puede llegar a ese nivel de paranoia. Una vez en casa, la luz, el espacio, los colores y muchas otras cosas pueden hacer que un mueble parezca algo diferente a lo que recordamos en la exposición. En un encargo puede pasar, pero en un mueble de exposición también, y haberlo marcado soluciona el desencuentro. No podemos devolver muebles comprados de saldo porque una vez en casa no nos gustan. Al menos el comerciante no tiene obligación de hacer tal cosa, de ahí la importancia de hacer constar estos detalles en el albarán.

6. Si tienes mucho interés en algo, y el comerciante te asegura que también tiene gran interés en desprenderse de ello, no renuncies a hacer tu propia oferta. Que la vergüenza no te impida hacer una oferta a tu medida, es más que probable que la estudien.

7. Comprobar el estado de lo que vas a comprar es básico, ten en cuenta que el comercio puede hacer constar que se trata de un saldo de exposición por lo que asumes su estado. Comprar saldos de exposición sin ir a verlos personalmente y concretar su estado es algo temerario.

Seguro que aún te quedan preguntas como:

¿Hay algún problema en comprar muebles que han estado en una exposición?

¿Tienen la misma garantía?

¿Tienen defecto, o pueden tenerlo?

¿Conviene contratar montaje?

Obtén respuesta detallada en el post “los auténticos chollos de las tiendas de muebles”

No dejes de visitar Mueblipedia para ver todo lo que el mercado nacional puede ofrecerte.

TAGS: ,

 

RELACIONADOS