¿Qué se esconde en el interior?

Todo lo que tienes que saber sobre los canapés abatibles

En lo referente a mobiliario de descanso, no hay mucha variedad. Y si reducimos la búsqueda en aquellos destinados a las habitaciones principales, es decir, sin contar camas articuladas, plegables o sofás cama, solo nos quedan los grandes, canapés y somieres. Ambos ofrecen las mismas características, láminas o tapiz sobre las que apoyar el colchón y un espacio de almacenamiento en la parte inferior. Pero, a la hora de hablar de variedad, los canapés abatibles son los que mejor se adaptan a las necesidades de cada habitación, pues permiten al usuario elegir por qué lado acceder al almacenamiento inferior, lo que también facilitará la tarea de hacer la cama. Además, según el tipo de colchón, es recomendable usar un canapé o somier por motivos de mantenimiento.

Explicaremos a continuación las particularidades que ofrece el canapé abatible en función de distintos aspectos.

Accede fácil al almacenamiento inferior

Como sabéis, los canapés abatibles tienen un compartimento debajo de la plataforma sobre la que va el colchón, la cual puede levantarse para acceder a aquello que guardemos allí o para facilitar la tarea diaria de hacer la cama. En función del lado hacia el que queramos levantarla, tendremos dos tipos de canapés abatibles.

Canapés abatibles frontales

Se elevan hacia delante, ideales para camas centradas en la habitación. Más destinados al almacenamiento de colchas y ropa de temporada, los canapés abatibles frontales permiten hacer la cama perfectamente a ambos lados.

canapé abatible de apertura frontal

Canapés abatibles laterales

Permite el acceso a uno de los laterales, por lo que se recomienda situarlos junto a la pared. De esta forma tendremos un espacio de almacenamiento habitual que, además, nos facilitará un poco la tarea de hacer la cama.

canapé abatible de apertura lateral

Según el colchón

Como no dormimos sobre el somier, sino sobre el colchón, tendremos que decidirnos qué será mejor para éste en función del material del que esté hecho y nuestras preferencias a la hora de dormir.

Sin embargo, cada colchón tiene su base recomendada, por ejemplo, los que son de muelles tienden a deformarse con las láminas del somier, por lo que la base fija del canapé ofrece la firmeza ideal para los colchones de muelles.

colchón de muelles

Mientras tanto, los colchones de espumación o espumas HR son de menor transpirabilidad y requieren de bases que los dejen respirar. Así que, a fin de lograr un mantenimiento óptimo del colchón, lo mejor será utilizar un somier.

colchón de espuma

Esto ocurre con los colchones de látex, que requieren de una mayor transpiración, además de mejorar su firmeza cuando se apoya sobre un somier.

colchón de láxtex

¿Canapé o somier?

La respuesta es fácil ¡El que tú quieras! Dependiendo el tipo de colchón y la decoración de tu habitación, decídete por uno o por otro. Al final tú eliges cómo decorar tu casa.


 

RELACIONADOS