CAMBIOS

Razones para cambiar la bañera por una ducha

Son pocas las nuevas casas que, actualmente, se construyan con bañeras en los cuartos de baño. En las viviendas de nueva construcción ya suelen venir instalados platos de ducha en sustitución de las bañeras. Esto se debe a las numerosas ventajas que presenta un plato de ducha frente a la bañera, entre ellas, la comodidad y la seguridad, además de conseguir un espacio extra en tu baño.

No obstante, mucha gente dispone de una casa en un edificio antiguo o han adquirido una vivienda de segunda mano en las que aún podemos encontrar una bañera en el cuarto de baño y se plantean adaptarse a los nuevos diseños y nuevas necesidades y van cambiando su bañera por un plato de ducha. Es por esto que este cambio es una de las reformas más solicitadas hoy en día.

En general, cuando oímos ‘reforma’ nos asusta y solo ver la palabra nos da una sensación de complejidad. Quizá por que siempre la ligamos a una obra de gran envergadura, con una gran inversión. Pero no siempre es así. En el caso de cambiar la bañera por un plato de ducha es una reforma económica y además muy rápida de realizar contando con los especialistas y profesionales adecuados, como bañeraporducha.com, la obra puede estar finalizada en 48 horas.

Si todavía no lo tienes claro, hay múltiples razones para llevar a cabo el cambio. Compartimos con vosotros algunas de ellas:

– Ganarás amplitud: La bañera es un elemento que por sí solo es de gran volumen por ello necesita mucho espacio. Además, no solo es el tamaño de la propia bañera, si no que requiere y tenemos que tener muy en cuenta una serie de distancias para que puedas entrar sin problemas y de forma cómoda en ella. Un plato de ducha se puede instalar en la mitad de espacio aprovechando más los metros, algo que todos buscamos en los baños de los pisos actuales, donde, por general, el espacio es más reducido que en las casas más antiguas.

Por ello no hay duda, una forma efectiva de convertir el baño en un lugar más amplio es cambiando la bañera por la ducha, ya que ganaremos mucho espacio y, sobretodo, sensación de amplitud.

Comodidad y seguridad: A muchos nos gustaría realizarlo a menudo, con el ritmo frenético de vida que llevamos, pero realmente ¿Cuántas veces nos damos un baño relajante? De los que llenas la bañera y te tumbas. Generalmente, en muy pocas ocasiones. Por ello, tenemos un gran elemento en el baño que realmente no estamos rentabilizando.

La ganancia en espacio ya supone ganar también en comodidad. Pero, dejando a un lado el tema de la amplitud, la bañera por sí es un elemento más incomodo que la ducha. El acceso a una ducha es mucho más sencillo, por lo que previene futuros accidentes. En aquellas viviendas donde viven personas mayores, este cambio resulta totalmente necesario, ya que el acceso a una bañera es mucho más complicado y tiene más probabilidades de que ocurra un accidente doméstico que en los platos de ducha. Además, los platos de ducha antideslizantes actuales ofrecen superficies totalmente seguras que evitan resbalar dentro.

Ahorro: Por supuesto, en una ducha se consumen muchos menos litros de agua que al bañarnos en una bañera, además del elevado consumo de energía eléctrica o gas que requiere calentar el agua cada vez que llenamos la bañera. Según los datos que publica la organización Ecologistas en Acción, llenar la bañera de agua supone un gasto de 150 a 250 litros de agua, mientras que en una ducha consumimos de 50 a 100 litros.

La instalación del plato de ducha supondrá un ahorro para nosotros a final de mes, además de favorecer al medio ambiente gastando menos agua.

Limpieza y mantenimiento: En general, el uso de una ducha genera menos suciedad que una bañera, básicamente por su tamaño, por lo que requiere un menor mantenimiento diario. Además, los platos de ducha son más fáciles y cómodos de limpiar.

Diseño: Los platos de ducha actuales son modernos y vanguardistas y encontramos un gran abanico de posibilidades en cuanto a diseño, materiales, colores, tamaños… que se adaptan al espacio disponible, a tus gustos y tus necesidades. Se han convertido en un elemento estético y decorativo del cuarto de baño, no solo por las duchas, si no también las mamparas y griferías que nos ofrece el mercado.

¿Aún tienes dudas? Haz el cambio.


 

RELACIONADOS