Sillas icono

Sillas icono, sillas con historia

Si hay una pieza del mobiliario clave en la historia del diseño es, sin duda, la silla. Si, aunque a veces no le damos gran importancia, la silla es una pieza fundamental en el mundo del diseño interior. No se trata solo de un lugar donde sentarse o descansar, puede cambiar completamente el ambiente de una estancia.

Los diseñadores y arquitectos sabían de su importancia y a lo largo del S.XX surgió una ‘tendencia’ de crear sillas icónicas. Así, a lo largo del último siglo, se han creado verdaderas obras de arte, que se han convertido en auténticos iconos del estilo.

Si estas pensando en renovar tu salón o cocina os mostramos algunos de los modelos más exitosos que aún perduran. Sillas icónicas sin las que no entendemos el diseño actual. Muchas de ellas se siguen produciendo décadas después de su creación. Alomejor, muchos de nosotros no podemos permitirnos una auténtica silla de diseño, pero actualmente podemos encontrar una gran variedad de réplicas de sillas inspiradas en los modelos originales, en tiendas como SuperStudio.

  • Silla Eames.  Aunque tienen más de 60 años de historia, las sillas Eames son unas de las más famosas y que más de moda están actualmente. La silla Eames o también llamada ‘Plastic Chair’ fue un diseño de Charles y Ray Eames en colaboración con Zenith Plastics para el concurso “Low-Cost Furniture Design”, que organizó The Museum of Modern Art of New York en el año 1950. En un principio solo se fabricaban en plástico pero hoy en día podemos encontrarlas tapizadas, alcolchadas… Aunque encaja con todo tipo de estilos y decoración (Vintage, retro…) y puede dar un toque moderno a cualquier espacio, esta silla se ha convertido en todo un icono del estilo nórdico.

Modelo Wooden de SuperStudio

  • Silla Panton.  La Panton Chair es todo un clásico de la historia del mueble y se ha convertido en uno de los iconos del Pop Art. Fue la primera silla de plástico fabricada en una sola pieza. Diseñada por Verner Panton en 1960, su producción en serie comenzó en 1967 en colaboración con Vitra. Verner Panton fue una de las personalidades que más influyó en la evolución del diseño de los años sesenta y setenta. Además de experimentar con las formas y los colores, se sintió atraído por las múltiples posibilidades del plástico, un material novedoso por aquel entonces. Su objetivo era crear una silla de una sola pieza que fuera cómoda y que pudiera utilizarse en cualquier sitio. Después de buscar durante años un fabricante, Panton se puso en contacto con Vitra en 1963. Juntos desarrollaron la Panton Chair, que se presentó en 1967. Actualmente están muy de moda con su versión en polipropileno.


Modelo Phantom de SuperStudio

    • Silla Tulip. Las sillas Tulip son un icono del diseño industrial del siglo XX, de estilo futurista, con líneas oblicuas. Es un diseño del arquitecto Eero Saarinen, de origen finlandés pero afincado en EEUU desde su infancia, del año 1955. Quería hacer una silla de una sóla pieza que cumpliera con cinco requisitos: resolver el caos visual que suponen las patas de las sillas, ser impersonal y adaptarse a los espacios, usar materiales contemporaneos, servir para cualquier persona y complexión, y poder producirse en serie.. Y así la hizo. Es una de las más reproducidas de la historia y su diseño de estilo modernista es muy utilizado tanto en la decoración de casas como en oficinas de todos los estilos.

Modelo Tulip de SuperStudio

  • Silla Tolix. Referente actual en el estilo industrial y en la decoración vintage, se trata de una silla de metal que fue diseñada en Francia hace más de 80 años por Xavier Pauchard. A los 27 años, consiguió proteger los metales de la oxidación gracias al galvanizado, y comenzó con la fabricación de muebles metálicos para exterior, lo que le levó a fundar su propia compañía: Tolix. Éstos tuvieron un gran éxito, sobre todo en restaurantes y cafeterías de París y fue en 1934 cuando diseñó por primera vez la silla Tolix. En sus inicios estaba concebida expresamente para su uso en exterior, por lo que contaba con 3 agujeros en el asiento, para poder evacuar así el agua, pero con el paso del tiempo se produjeron varias modificaciones en la silla ya que los hosteleros parisinos se quejaban de que el diseño no les permitía apilarlas. Fue entonces cuando Pauchard rediseñó la silla, haciendo su estructura más fina para que pudieran ser apiladas hasta 25 sillas. Este nuevo diseño traspasó fronteras, siendo hoy uno de los modelos de silla más vendidos en el mundo, gracias a su versatilidad, ligereza y resistencia. Son unas sillas muy duraderas y que no pasan de moda. Modelo Terek de SuperStudio

Y vosotros, ¿Sabíais que estos diseños que tanto vemos hoy en día tienen tantos años?


 

RELACIONADOS