Puro Blanco

Susanna Cots

Puro blanco Susana Cots 3

El blanco, la sencillez de las formas y la fuerza de las textura son algunas de las claves de los proyectos de interiorismo de la diseñadora catalana Susanna Cots. El blanco es el color de la luz solar y la unión de todos los colores, es a partir de aquí, donde surge la idea de concebir este espacio, una casa edificada encima del mar, en Almuñecar, Granada.

Puro blanco Susana Cots 15

Puro blanco Susana Cots 4

Puro blanco Susana Cots 2

La casa está dividida en cinco zonas: El ala de servicio, pensada para albergar hasta cinco personas, está diseñada en blanco, tanto el mobiliario como la decoración. El ala infantil, donde se encuentran las habitaciones de los más pequeños y una sala de estar, es la única zona donde se le  aplicado un toque de color.

Puro blanco Susana Cots 13

Puro blanco Susana Cots 14

Luego está la zona de día, donde se encuentra la sala de estar-comedor, que se ha proyectado con la intención de introducir el exterior en el interior, de manera que desde el sofá te inunda un color azul intenso del mar, que entra envolviendo toda la estancia, al igual que en la cocina.

Puro blanco Susana Cots 8

Puro blanco Susana Cots 10

Puro blanco Susana Cots 9

En la parte alta de la casa, aparece un cubículo que alberga la suite principal, todo diseñado en blanco excepto una larga alfombra negra que atraviesa la estancia, y algunos elementos de decoración en plata envejecido, como un maniquí que preside la suite o unos marcos que visten el tocador.

Puro blanco Susana Cots 6

Puro blanco Susana Cots 5

Puro blanco Susana Cots 7

Para terminar, la zona de invitados, en la parte baja de la casa, junto con la piscina de exterior, se ha trabajado con el mismo pavimento de exterior para integrar aun más el exterior en el interior y conseguir fundirse en un solo espacio.

Puro blanco Susana Cots 12

Puro blanco Susana Cots 11

Puro blanco Susana Cots 16

Puro blanco Susana Cots 1

Nos encanta el blanco. El confort visual. El orden en todos los espacios. Nos encanta diseñar y que cada proyecto se convierta en una sensación única. Buscamos el equilibro a través de las formas, los materiales y los colores para llegar a la comodidad y funcionalidad deseada. Creemos y nos sentimos parte del Slow Design, porque nuestros proyectos buscan el equilibro de las personas, la sociedad y la naturaleza. Pero, sobre todo, porque creemos en las cosas bien hechas“, comenta la interiorista

 

RELACIONADOS